lunes, 14 de mayo de 2018

NSwitch - Mario Kart 8 Deluxe

Es curioso que desde el primer Mario Kart para Super Nintendo (que guardo como oro en paño en su caja original) no hubiera ni tan sólo jugado a ningún otro juego de la franquicia. Y no es que no haya tenido consolas de Nintendo (todas excepto Wii U), es que por una razón u otra no acababa de llamarme la atención volver a esa diversión sin barreras que tan bien me lo hizo pasar en mi juventud.

Hasta ahora.

Historia: De verdad? En serio esperamos encontrar un argumento en un juego de Karts puramente arcade? Pues no hubiera estado mal XD.

En fin, que no hay.

Apartado Técnico: Nintendo Switch da para lo que da, es un sistema técnicamente inferior a los demás que hay en el mercado en éste momento, pero aun así Nintendo sabe exprimir como nadie su propio hardware y camufla de forma excelente cosas que en otras máquinas no se perdonarían.

El juego es un espectáculo para la vista, un juego técnicamente normalito pero que gracias a un buen uso del color y a un diseño de escenarios sobresaliente entra por los ojos mejor de lo que cabría esperar.

Además, funciona a 60 frames por segundo, lo que da una fluidez envidiable a las carreras.

Multitud de escenarios (todos distintos), gran cantidad de personajes (bien recreados)... de verdad que a veces cuesta hacerse una idea de que el juego es de Switch, y más si lo jugamos en modo portátil.

La música y efectos son simplemente testimoniales, así que tampoco vale la pena incidir en ellos.

Jugabilidad: Tras ocho entregas y siendo ésta una versión Deluxe, como el apartado jugable no esté medido al milímetro es para partirle la cara al jefe de proyecto de éste juego.

Mario Kart 8 Deluxe es una virguería de divertido que es al ponerse a los mandos, no sólo cuenta con un modo offline repleto de circuitos y torneos, sino que se pueden jugar en varias cilindradas (dificultades) e incluso en modo espejo, con lo que sacarse todas las copas en oro es de nota.

Y no sólo eso, también podemos jugar cuatro jugadores a pantalla partida en una misma tv (a 30fps) y retarnos en multitud de configuraciones, incluyendo un divertido modo batalla.

Todo esto con casi todos los personajes emblemáticos de Nintendo, que combinando distintos vehículos, ruedas y parapentes... da como resultado que cada cual encontrará la combinación más acorde a sus habilidades.

El juego cuenta también con un par o tres de ayudas para que los pequeños de la casa también se lo pasen bien, como acelerar sólo o evitar salirse en las curvas.

Para terminar existe un modo online donde los piques son antológicos, con todos los corredores controlados por personas... una locura.

Así, tenemos un juego infinito ante nosotros, al que será imposible jugar sólo una partida y que se puede ajustar para que lo disfrute prácticamente todo el mundo.

Jugablemente perfecto.

Opinión personal: Mario Kart 8 Deluxe es todo lo que un fan de la franquicia podría esperar. Un juego largo, difícil en sus últimos modos de juego, con un control preciso y con el toque de locura que aportan todos los elementos utilizables durante las carreras o los atajos que hay en las mismas.

Pero también es un juego que un niño de cuatro años que no sabe ni girar disfrutará, colorido, con personajes carismáticos y repleto de ayudas para los más torpes.

Circuitos y personajes para aburrir, un framerate sólido como una roca, un apartado visual colorido y con un buen arte... un envoltorio que atrapa.

Personalmente me pasa algo curioso con éste juego: me da una pereza enorme ponerme a jugar con él, pero cuando me siento en el sofá y cojo el mando... me pasan un par de horas que no me he dado ni cuenta. Es jugabilidad en estado puro, diversión en modo de carreras de karts que te atrapa y no te suelta.

Si tenéis alguna entrega reciente de la saga quizás no os merezca la pena haceros con él, pero si hace tiempo que no lo tocáis... a comprarlo!

Valoración Personal: 9,2.

Publicar un comentario