viernes, 29 de junio de 2012

Máscaras de Muerte - Harry Dresden V


Ya estamos aquí otra vez con una nueva aventura del mago más famoso de Chicago (y el único, según él).

Las expectativas están altas tras la mejoría que supuso la novela anterior de la saga. Conseguirá cumplirlas?

Historia: «Los libros de Butcher combinan la magia y la diversión de Harry Potter con un tono y una actitud más oscuros» —Los Angeles Times Harry Dresden, el único mago que ejerce de forma profesional en Chicago, debería estar contento porque el negocio va muy bien para variar. Pero puede que ahora tenga más trabajo de lo que esperaba: Tiene que batirse en duelo con el campeón de la Corte Roja de los Vampiros, que quiere matarlo para poner así fin a la guerra entre vampiros y magos; unos asesinos profesionales lo usan como diana en sus prácticas de tiro; el Sudario de Turín desaparece; hay un cadáver sin manos ni cabeza que la policía de Chicago tiene que identificar…

¡Eso sin mencionar la vuelta de su ex novia, Susan, que sigue luchando contra su naturaleza medio vampírica!

En ésta quinta novela de la saga, Harry tendrá que seguir enfrentándose a gran parte de lo que ha hecho hasta el momento, además de tener un nuevo caso.

En primer lugar seguimos con la guerra entre magos y vampiros de la Corte Roja; una guerra que dicen parará si Harry se enfrenta en un duelo singular con uno de los más poderosos vampiros de dicha corte.

Por otro está el robo del Sudario de Turín, la sábana con la que se envolvió el cuerpo de Cristo, un Sudario que por motivos X acaba también en Chicago, y será Harry el detective contratado por la Iglesia para recuperarlo.

Y además están también los Denarios Negros (una serie de demonios milenarios) mezclados con la sábana.

Ah, y la vuelta de la exnovia casi vampira; que también parece que ha encontrado su sitio durante el año que ha estado ausente.

Una serie de tramas son suficiente fuerza como para que unidas nos hagan pasar por las 320 páginas que dura el libro sin tener ningún descanso.

Personajes: Salvo alguna honrosa adición, estamos ante los de siempre. Vayamos pues, con ellos:

Harry Dresden: En el libro anterior pasó de destrozado a comportarse de nuevo como un ser humano, y en éste vuelve a ser el que era en los tres primeros libros: deslenguado, caballeroso y con una capacidad tremenda para salvar el culo.

Denarios Negros: Nueva sociedad que entra en el mundo de Dresden, se trata de hombres que aceptaron las monedas de Judas para conseguir más poder, a sabiendas que les poseerían distintos demonios (cada moneda tiene el suyo). Entre ellos destaca un tal Nicodemus, que lleva al cuello la soga de Judas.

La Hermandad: Otro grupo secreto nuevo, y éste aparece porque Susan se ha unido a él para encontrarle sentido a su nueva vida. Son gente con dotes especiales o distintos poderes que se han unido para hacer frente a los poderes de la oscuridad (como la Corte Roja de los Vampiros, por ejemplo).

Caballeros de la Cruz: Además del ya conocido Michael, aparecen en el libro los otros dos caballeros de Dios: un ruso que va con metralleta (además de con su espada) y un oriental bastante anciano que ha sido maestro de artes marciales durante décadas y décadas.

Hay algún que otro personaje más (como Murphy que vuelve a salir, o Marcone, el capo de la mafia que ya parece un héroe de acción); pero básicamente están Harry y los arriba mentados.

Todos con personalidades fuertes y creíbles.

Opinión personal: El libro anterior me gustó mucho, sobretodo porque dentro de los parámetros marcados por el autor para la saga (mucha acción, libros rápidos, pocas complicaciones…) había dado un evidente paso adelante mostrando más cosas concretas sobre el mundo mágico y dejando de lado las insinuaciones.

En ese sentido, éste Máscaras de Muerte sigue la misma línea: se presentan dos nuevas sociedades secretas, hay pasos en la dirección adecuada en la guerra contra los vampiros, salen nuevos malos malosos con posibilidades de ser recurrentes…

Todo eso está muy bien; pero las sensaciones que transmite siguen siendo las mismas: la de tomarse demasiado frívolamente una saga que con otro tono podría ser grande, muy grande.

Pero es lo que hay y hay que asumirlo, el tono de Harry Dresden es el que es, cínico, peliculero y con combates imposibles de los que sale con vida: de momento están siendo todos los libros más o menos iguales en ese sentido, diferenciándose entre ellos más por la trama que por cualquier otra cosa.

La trama de éste es lo suficientemente interesante y aporta suficientes novedades como para que se lea con gusto sin que llegue a hacerse pesado en ningún momento.

Debe ser cosa mía, pero sigo esperando esa explosión necesaria en las novelas, una explosión que objetivamente no creo que llegue, pero que en caso de llegar las elevaría a un nivel distinto.

Dicho lo cual, es un libro muy disfrutable y que es difícil que aburra a alguien.

Valoración Personal: 8,0.

Publicar un comentario